Método Pominola

ESCRITURA CREATIVA

Bienvenida a esta nueva  sección del Método Pominola.

Iba a escribir una BREVE introducción para explicar de qué va esto y cómo funciona, pero lo de ser breve no va conmigo, así que… empezamos.

 

Cuando yo era niña e iba al colegio, tenía varias compañeras de clase que “tocaban” la guitarra. Lo pongo entre comillas porque realmente no tenían conocimientos de música (al menos, no muchos conocimientos) y aprendían mirando tocar a otras niñas mayores, observando cómo y dónde colocaban los dedos.

Yo cantaba en la coral del colegio, pero lo hacía mal porque de siempre he tenido mal oído y mala voz; pero me gustaba hacerlo. Y me empeñé en aprender a tocar la guitarra como las otras. Así que empecé a insistirle a mi madre, y finalmente me compró una guitarra buena (primer error) y me inscribió en una academia con un profesor de música (segundo error).

Llegué muy ilusionada el primer día, pensando que saldría tocando cualquier cosita sencilla, pero ni siquiera saqué la guitarra de su funda. Primero, dijo el profesor, había que aprender unas nociones de solfeo; porque él no enseñaba a tocar de oídas, ni mirando los dedos de otros. No. Él enseñaba “bien”, con una partitura y todo eso.
No me supuso ningún problema. Llevaba cuatro años estudiando solfeo en el colegio, así que imaginé que pasaríamos el trance rápidamente y empezaríamos a tocar de verdad. Pero no.

Ya me he olvidado de cuántas veces fui a aquel sitio, pero no fueron muchas. Mi madre se enfadó conmigo, por el gasto que había hecho, y yo le expliqué que aquel hombre no enseñaba como yo había pensado. Que las niñas del colegio aprendían a tocar una melodía sencilla en una tarde, y yo llevaba semanas repitiendo las escalas musicales que ya sabía antes de empezar las clases.

¿A qué viene toda esta historia?

No quiero enseñarte a “escribir bien”. Ni quiero, ni me considero capacitada para ello. No soy escritora, ni filóloga, ni tengo formación en ese campo. Quiero ayudarte a romper el hielo, el bloqueo, el miedo a la página en blanco. Quiero acompañarte durante el proceso, empujarte cuando te quedes atascada y darte ideas cuando te sientas seca. Me he propuesto que escribas tus propias historias desde la primera semana, desde el primer ejercicio, para que no tengas que abandonar como hice yo con la guitarra.

 

************************

Cuando me planteé preparar estos ejercicios de escritura, tenía una idea en mente de lo que quería hacer. Una idea muy vaga. Así que, para organizarme un poco, me fui a la biblioteca pública y consulté un librito que proponía un taller literario. Revisé el índice, los temas que se trataban, el modo en que se planteaban y la forma en que se organizaba el material.

Estaba muy bien. Era claro, simple y muy didáctico; y decidí que yo lo iba a plantear del mismo modo, siguiendo la misma estructura. Me he llevado diez días dándole vueltas al tema, mirándolo por aquí y por allá, por delante y por detrás, y nada. No salía. No quería salir; no de aquella forma, porque no era la mía.

Así que le he dado otra vuelta más, y ahora tiene lo que le hacía falta. Mi toque personal, la marca de la casa. Lo que hace que me sienta cómoda al escribirlo. Porque, aprovecho para decírtelo, tienes que sentirte cómoda con lo que escribas. Tienes que sentirlo como algo tuyo, con lo que te identificas. Tienes que poner algo (o mucho) de ti en cada texto.

 

Antes de empezar, te voy a dar unos consejos que te pueden servir de ayuda:

 

  • Dedica todos los días un ratito (15-30 minutos) para ir creando un hábito.

 

  • Intenta que sea todos los días a la misma hora (aproximadamente, quiero decir). Busca el momento más propicio y resérvalo para tu cuaderno: mientras los niños duermen la siesta, después de la cena…

 

  • Aunque ya me he acostumbrado al procesador de textos, durante muchos años he sido incapaz de escribir algo si no era en papel. A veces la pantalla intimida más incluso que el folio en blanco; y la escritura con boli no tiene nada que ver con hacerlo en un ordenador. Prueba de las dos maneras, a ver cuál te resulta más cómoda.
    Si eliges hacerlo en papel, busca un cuaderno bonito o que te inspire especialmente. Después de años sin escribir de forma continuada, yo volví a hacerlo cuando me regalaron este cuaderno; simplemente, porque era demasiado bonito para dejarlo en blanco.

 

  • No te exijas, critiques o censures. Es sólo un ejercicio para practicar, para soltarte. Tómatelo como un juego. Lo que escribas, sólo lo vas a leer tú.

 

  • Guarda todo lo que vayas escribiendo, aunque te parezca que está fatal y no vale para nada. Cuando pase un tiempo y lo vuelvas a leer, te vas a llevar más de una sorpresa. Te lo aseguro.

 

  • Los ejercicios no tienen que hacerse necesariamente en el orden en que los iré publicando, así que si una semana te quedas atascada o simplemente no puedes trabajar en tu cuaderno, déjalo pasar y guárdalo para más adelante.

 

  • Las propuestas que te iré haciendo son ejercicios abiertos, no ecuaciones matemáticas, y por tanto no existe una única respuesta. Puedes reescribir el mismo ejercicio todas las veces que quieras, de distintos modos y desde distintos ángulos. Ya te dije antes que te vas a sorprender.

 

Aquí abajo iré colocando los ejercicios. Puedes dejar tus comentarios, preguntas o lo que quieras. ¡Pásalo bien!

 

 

 

 

6 pensamientos en “ESCRITURA CREATIVA

  1. Hola me han hablado mucho y bien de ti, y acabo de leer tu proyecto el cual me encanta, asi que solo darte las gracias y que me apunto 🙂

  2. ¡Bienvenida! No me había dado cuenta pero tengo un ejército de fans 😀

    Espero que lo pases bien aquí, gracias por venir.

  3. Pingback: Escritura creativa: segundo ejercicio. | Método Pominola

  4. Pingback: Escritura creativa: tercer ejercicio | Método Pominola

  5. Hola Conchi!!! me encanta tu blog! hoy lo descubri : ) amo escribir… uno de mis sueños es escribir un libro… cosa que ya empece mil veces y paré otras mil veces de nuevo!!! te seguire leyendo. Gracias!

    • Hola Paloma, ¡muchas gracias por venir! Ya hace mucho que no paso por aquí porque estoy ocupada con otras cosas, pero sigo escribiendo. Yo también tengo el proyecto (sueño) de escribir una novela, pero de momento no veo la manera…

      Un beso, guapa.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s