Método Pominola

Las primeras señales

6 comentarios

casa siniestra

Me tendría que haber dado cuenta enseguida de que el Club no iba a funcionar. Tengo dos métodos de detección que no fallan: el de la plancha y el comidómetro.

En este caso, con el Club, usé el de la plancha. Cada vez que tenía que escribir o preparar algo para el Club, me daba una pereza enorme y pensaba: “debería planchar antes las camisas, que llevan tres días esperando”. Debes saber que, de todas las tareas domésticas, planchar es la que más detesto; y si la antepongo a cualquier otra actividad, es que la actividad en cuestión no tiene ningún atractivo para mí.

Pero me empeñé, me puse en modo “burro con anteojeras” y seguí adelante… con el resultado que ya conoces. Al principio me sentí fracasada (llevaba muchos meses ideando el asunto y me parecía perfecto para mí, al menos en mi imaginación). Luego, simplemente me sentí liberada. Durante unos pocos meses.

El año pasado perdí 11 kilos en 8 meses. Y no, no hice ninguna dieta milagrosa. No hice dieta de ningún tipo. Solamente ocurrió aquello que te expliqué aquí. Encontré (o me inventé) pequeños proyectos que me hacían sentir satisfecha y ocupada, y ya no necesité recurrir a la comida para rellenar los huecos. Empecé a comer de forma ordenada, de forma correcta, y los kilos se fueron. Pero a principios de 2015, el comidómetro empezó a enviarme señales inequívocas de que algo iba mal…

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

6 pensamientos en “Las primeras señales

  1. Venga Conchi!!! Si ves el humo es que hay fuego, corre a apagarlo!!! Ahora ya te pilla con experiencia y lo ahogas más rápidamente 🙂
    Saludos.
    Ángela

  2. ¡Pájaro de mar por tierra! Si es que todo tiene una explicación, y nada como el cuerpo y sus desbalances para ponernos al corriente 😀 me contenta mucho tu vuelta, Conchi, y que ademas sea al principio, donde comenzó todo. Que sepas que tu idea de reto creativo, sigue dando frutos, ya vamos por la tercera edición, aunque mis creaturas estan en stand by estos días, porque en breve viajo a mi país a ver a mi familia y ando liadisima con los preparativos, pero desde allá continuaré 😉
    Un beso enorme, nos seguimos leyendo!

  3. ¡Me alegro mucho de escuchar y leer tu voz de nuevo, Conchi! El Club era una gran idea, claro que lo era, pero si no te hacía sentir vértigo ni emoción, entonces, como bien dices, no valía para hacerte feliz. Estoy segura de que se te ocurrirán otras ideas, proyectos y juegos que sí lo harán, y aquí estaremos para verlo. Un gran abrazo y bienvenida a tu propio espacio.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s