Método Pominola

Escritura creativa: segundo ejercicio.

1 comentario

Bienvenida al segundo ejercicio de escritura creativa. Si no sabes de qué se trata, puedes leerlo aquí. Si te perdiste el primer ejercicio, lo tienes aquí.

 

Hoy vamos a trabajar con Hortensia Prims, que es una señora de unos cincuenta años. Es miope, viste un poco extravagante y tiene dieciséis cotorras que revolotean libremente por toda la casa.

 

  •  Describe a Hortensia: su pelo, su voz, su ropa, su forma de hablar y de moverse.
  • Describe el salón de su casa: dimensiones, muebles (cantidad, estilo, estado de conservación), textiles (cojines, cortinas, tapicerías, manteles, alfombras), adornos (cuadros, relojes de pared, jarrones)…
  • Escribe una pequeña escena (10-12 líneas) donde aparezcan los siguientes objetos: colgante de oro, sombrero adornado con plumas de marabú, mapa de la India, lupa.
  •  Escribe una pequeña narración que comience así: “Removió distraídamente el té con la cucharilla de latón, sin darse cuenta de que se había quedado frío; tan frío como su corazón. Él iba a venir de verdad a verla, llegaría en unos minutos, y no podía sentir más que indiferencia y hastío.”
  •  No te he dicho todavía que Hortensia no soporta los espejos; por eso, en su casa no hay ninguno. Escribe una explicación para ese hecho.
  •  Las mejores amigas de Hortensia se llaman Petunia y Margarita (en el colegio siempre se reían de ellas cuando iban juntas, por eso se veían a escondidas). Escribe un diálogo entre Petunia y Margarita, en el que comenten la última extravagancia de Hortensia.
  •  Escribe historias cortas que contengan esta información:

–  Hortensia recibe una carta de su antiguo prometido, revelándole un secreto increíble.

–  Una de las cotorras se traga una joya barata pero con gran valor sentimental.

–  El reloj de pared esconde un trozo de papel misterioso.

 

Mira atentamente esta foto y escribe una escena en la que aparezcan estos objetos:

 

Hortensia Prims

 

Aquí acaban tus deberes para la próxima semana 🙂

 

***************

 

Ahora me toca escribir a mí, y te quiero hablar de los libros que marcaron mi “juventud” (entre comillas, porque soy muy jovencita todavía 😛 ).

Esta semana he estado en la biblioteca del barrio para buscarle algunos libros a mi hija, y he tardado unos 20 minutos en escogerlos. Es impresionante la cantidad de libros para niños que hay, y eso que en la biblioteca sólo tienen una mínima parte de los que se publican. Libros de hadas (varias colecciones distintas),  de princesas que van a una escuela de no-sé-qué, de niñas detectives, aventureras, cantantes, y un larguísimo etcétera. Aparte de libros “asexuados”, de piratas, casas en un árbol, Gerónimo Stilton, clubes secretos, pandillas con perro y muchísimos más.

Cuando yo tenía 8 años, la edad de mi hija, apenas había libros para niños (quitando los clásicos como Mujercitas, Tom Sawyer y ese tipo). En mi casa, desde luego, no teníamos ninguno. Mi padre siempre ha tenido cantidades ingentes de libros (varias veces ha tenido que recurrir a librerías “de viejo”, donde compran bibliotecas completas de segunda mano), pero nada para niños. Sólo la biblia de Bruguera y los tebeos de Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y el Botones Sacarino. Aprendí más historia sagrada con aquella biblia en cómic que en mis diez años de colegio de monjas, que ya es decir.

Como ya me la sabía de memoria y estaba aburrida de los tebeos, me metí en la habitación de mi hermano mayor y le cogí uno de sus libros. Mi madre casi se muere de la impresión cuando me vio leyendo aquello (esto), y le exigió a mi padre que me comprara libros adecuados para mi edad. Justo entonces salió una colección de libros infantiles y juveniles, por entregas mensuales creo, y me compraron la primera. Venían Momo de Michael Ende y El paquete parlante de Gerald Durrell.

 

No recuerdo haber empezado a elegir mis propios libros hasta que cumplí 12 años y pasé a la zona de “las mayores” en el colegio, donde había una biblioteca;estaba compuesta principalmente de libros de texto y enciclopedias, pero justo a la entrada había un mueble pequeño, con dos puertas de cristales que se cerraban con llave, donde guardaban los libros que se podían sacar en préstamo. Era prácticamente una alacena, de color pino, y una monja llamada Carmen se acercaba dos tardes por semana por si alguien quería llevarse algún libro. No recuerdo haber visto nunca a nadie allí: sólo yo. En esa época me leí todo el Barco de Vapor (bueno, todos los que tenían en el colegio), la colección Gran Angular, muchos de Jordi Sierra i Fabra (como éste)…

 

Y en el último curso del colegio, por un milagro divino, nos obligaron a todas las alumnas a solicitar el carné de la biblioteca pública. Nunca lo agradeceré bastante (todavía lo tengo guardado, y tiene más de 25 años). Mi relación de amor con la biblioteca ya la he contado otras veces, así que me la salto y voy directamente al siguiente gran hito en mi historia lectora: los libritos de regalo que empezaron a venir con los periódicos.

 

En 1990, cuando tenía 16 años, empezó a publicarse el periódico El Sol. Regalaba cada día un librito, más bien un cuadernillo, de papel malísimo y encuadernación espantosa. Un horror (aquí puedes ver algunos) que me salvó el verano. Conocí a montones de autores que de otra manera no hubiera sabido ni que existían, y hoy te quiero recomendar algunos de los cuentos:

 

– La caída de la Casa Usher, de Edgar Allan Poe – lo puedes leer aquí.

– El hombre de arena, de E.T.A. Hoffmann – aquí.

– La cabellera, de Guy de Maupassant, aquí.

 

Nada más por hoy (creo que me he pasado un poco). Espero que disfrutes de tus ejercicios de escritura. Vuelvo la semana que viene con más, pásalo bien.

 

** Acabo de ver que Jordi Sierra i Fabra tiene en su web un apartado llamado “Lee gratis“; por si quieres echar un vistazo.

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Un pensamiento en “Escritura creativa: segundo ejercicio.

  1. Pingback: Escritura creativa: tercer ejercicio | Método Pominola

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s