Método Pominola


2 comentarios

Marcela se va de marcha

¿Te acuerdas de Marcela?

 

marcela triste

Coloqué el cuadrito en mi dormitorio, en la esquina donde me he montado mi “mini-despacho”, y cada vez que lo veía me daba repelús. Me ponía triste, supongo, con esa cara de alma en pena. Y llegó un momento en que evitaba mirarla al pasar, porque estaba desanimada y no quería contagiarme su tristeza.

 

Así que decidí animarla un poco: tinte de pelo, cambio de ropa y un poco de maquillaje. Mírala ahora:

 

marcela feliz detalle

Marcela tiene un mensaje para ti, algo que ella ha aprendido y que ya nunca olvidará:

 

marcela se va de marcha

 

Anuncios


7 comentarios

Escritura creativa: primer ejercicio.

El día de mi cumpleaños estuve intercambiando mensajes a través del blog con Rita (puedes leerlos aquí). Ella me contó la historia de su nacimiento, de su nombre y de sus superpoderes; y yo vi enseguida que era perfecta para un relato del Bledchen Bazar. Así que la “espié” : visité su perfil y su web. En el perfil encontré su foto, como esperaba, y me llamaron la atención su pelo y sus labios muy rojos.

Por sus mensajes me di cuenta de que es una persona muy vital a la que le gusta reír y vivir intensamente. Y uniendo todo eso, nació Rita Stone:

“Tenía el pelo muy salvaje, la boca muy roja y la risa muy fácil.”

Y esa es toda la descripción que hago, porque es lo que me interesa. Da igual si la nariz es grande o pequeña, si la frente es ancha o tiene los pies planos.

 

Hoy te voy a presentar a Alma Black, que será tu compañera para los ejercicios de esta semana.

Estas son las cosas que le gustan a Alma:

 

Alma Black

Viendo estas cosas, ¿cómo crees que es ella? ¿Romántica, práctica, moderna, clásica, soñadora, sencilla, sofisticada? Descríbela. Imagina el aspecto que tiene, cómo se viste y se peina, y escríbelo. Como te vaya saliendo. No te entretengas ahora en corregir, pulir, ni nada de eso.

Acuérdate de Rita Stone: no necesitas miles de adjetivos. Bastará con unos pocos que sean precisos.

 

Sigamos. Ahora vamos a imaginar alguna circunstancia especial de su vida, sobre la que articular el relato. Te propongo las siguientes:

 

  • Ya desde su nacimiento, sus padres percibieron en ella algo anormal; algo extraño e inquietante. Finalmente, el médico confirmó la anomalía que la aquejaba: la niña carecía de alma. Por eso precisamente le dieron aquel nombre: para dotarla de algo que la naturaleza le había negado.

 

  • Su madre había decidido llamarla Calma, pues nació en un momento de grandes conflictos familiares. Pero el funcionario se equivocó al escribir el nombre en el impreso, y a partir de ahí todo salió mal; no hubo calma para ella en ningún momento. En cambio, desarrolló un alma noble y generosa.

 

  • Su padre, que era filósofo y pensador, estaba inmerso en la redacción de un volumen enciclopédico dedicado al estudio del alma. La madre, que vivía ignorada por su marido, pensó que aquel nombre garantizaría la atención del padre por su hija primogénita.

 

Para cada una de estas tres propuestas, escribe un desarrollo corto de la historia.

Por ejemplo, para el primer caso:

 

La llamaron Alma, puesto que había nacido sin ella; pero no era más que un postizo y nunca cumplió su función. Creció libre, salvaje y despreocupada. Pero la naturaleza es sabia, y a cambio de amputarle el alma, la dotó de un extraordinario don… (y aquí le das un giro a la historia y la llevas adonde quieras).

 

Si me sueles leer, ya sabes que me lío yo sola y me subo a la parra en un momento. Pero te recomiendo que uses frases cortas, por lo menos al principio.
Recuerda que no estamos aprendiendo a escribir “bien”. Ahora, al principio, se trata solamente de perder el miedo (o el respeto) a la página en blanco, de crear el hábito e irnos soltando hasta sentirnos cómodas. Si te sale un cuento de veinte líneas, bien. Si sólo tiene cinco, también está bien si has disfrutado al escribirlas.

 

Prueba distintos tonos:

  • un minicuento de terror (deambulaba por las oscuras callejuelas acechando a las muchachas, queriendo robarles el alma)
  • una versión trágica (toda su vida la pasó anhelando lo que no tenía, y en su lecho de muerte comprendió que nunca lo había necesitado)
  • una historia cómica (este te lo dejo a ti, porque a mí no se me ocurre. Yo soy más del lado trágico).

 

Te recuerdo una vez más que:

  • lo importante es disfrutar el proceso
  • no “pierdas el tiempo” con correcciones excesivas, sólo escribe lo que te salga hasta que le vayas cogiendo el gusto
  • no te preocupes si es demasiado fantasioso o incluso no encajan algunos detalles. Échale imaginación. Sólo lo vas a leer tú.

 

El próximo viernes trabajaremos con Hortensia Prims, que detesta los espejos, y te hablaré de algunos de mis relatos favoritos. ¡Feliz escritura creativa!

 

 


3 comentarios

Mi cuaderno de escritura creativa

cuaderno

Si has leído mi Manual paso a paso de un proceso creativo, ya sabrás de qué va todo esto. En el manual creo que lo llamé “taller literario” pero no me gusta mucho esa denominación. No voy a impartir lecciones ni a corregir textos de nadie porque no estoy capacitada para ello; mi única intención es darte unos “empujoncitos” para animarte a escribir y acompañarte en el proceso. Una vez que hayas cogido el hábito, seguirás rodando tú sola, como los niños cuando aprenden a ir en bici y podemos dejar de sujetarles el sillín por detrás.

¿Cómo va a funcionar?

 

A partir del 25 de Abril, todos los viernes publicaré una entrada con los ejercicios propuestos para la semana, para que los vayas distribuyendo como creas conveniente (aunque te recomiendo que escribas un poco cada día, en vez de pegarte un “atracón” una vez a la semana).

 

Los ejercicios tratarán acerca de distintos temas (descripciones, personajes, temas, consejos, trucos para inspirarte…). También te propondré algunas lecturas breves que te servirán de apoyo en tu trabajo, y estoy segura de que te lo pasarás bien; no se trata de hacer deberes escolares, que ya hemos superado esa etapa 🙂

 

Ve buscando un cuaderno bonito: empezamos el viernes 25.

 

¡Feliz semana!

 

 

 


5 comentarios

Historia de un proceso creativo

portada hermanas babel

 

No sé si eres aficionada a la serie Big History, o si ni siquiera la conoces.

En mi casa, una vez que Bob Esponja se va a dormir, se ven muchos documentales. Se puede decir que mi marido es adicto a los documentales, sean del tipo que sean.

Pues hace unas pocas noches estaba viendo un episodio de la serie Big History, que a mí me resulta muy irritante por el tono grandilocuente del “narrador”. A cada momento parece que te va a desvelar (usa mucho esa palabra) algún secreto del universo. Y luego, va y te suelta algo evidente; por ejemplo, en este episodio al que me refiero, dijo que iba a desvelar algo que nadie podía imaginar. Y el asunto en cuestión era:

“los organismos son más vulnerables cuanto más complejos se vuelven”.

 

Eso lo sabe hasta mi padre, que tiene cerca de 75 años, y que siempre que necesita un aparato pide “el más sencillo que haya, el que menos cosas haga”, porque cuantas más aplicaciones incluya, más fácil es que alguna se estropee  y te mande el cacharro a freír espárragos. Lógico.

 

En fin, no es que la serie esté mal, pero como he dicho antes, a mí me irrita y me pone de mala leche. En este episodio dijeron algo que sí me hizo pensar (sin enfadarme). Explicaron (o más bien, “desvelaron”) el motivo por el que los seres humanos somos eso, humanos. Dicho de otra forma: qué es lo que tenemos los humanos que nos distingue de todas las demás especies. Y era la capacidad para almacenar el conocimiento y dejarlo a disposición de las generaciones posteriores. Transmitirlo a través de años, décadas y siglos.

 

Yo también quiero transmitir un poco de mi conocimiento, y por ello estoy preparando algo que pronto (espero) verá la luz. Si quieres saber de qué se trata, puedes leerlo aquí, en mi regalo de hoy.

Manual paso a paso de un proceso creativo

 


2 comentarios

Rosa Babel, la mujer perfecta

Esta tarde me he sentado a retratar a Rosa, que era la única de las hermanas Babel que me faltaba, y me ha salido una mujer muy triste. No sé si es la lluvia o qué, pero estos días sólo me salen cosas tristes…

Rosa Babel, la hermana mediana, la mujer perfecta.  Muy pronto, el desenlace en el Bledchen Bazar.

 

Rosa Babel