Método Pominola

Reto de los 122 días: Día 41

Deja un comentario

jardín de maravillas

Poseía un jardín hermoso, quizá el más hermoso de todos. Cultivaba las plantas y flores más exóticas y delicadas, las de fragancias más dulces y pétalos más suaves.

El jardín estaba poblado de aves maravillosas, vestidas con fantásticos plumajes, que no habitaban en ningún otro lugar del mundo.

Los viajeros se detenían a contemplar el jardín maravillados, extasiados, sorprendidos. ¡Había tantas y tantas cosas que contemplar, que disfrutar!

 

Pero la propietaria no era feliz. Es más, se sentía profundamente infeliz y desgraciada.

Porque su vecina tenía un repollo que ella no podía poseer.

 

No es lo que tienes. Es lo que crees que tienes lo que importa. La percepción.

De nada te servirá amasar un tesoro, si piensas que sólo es calderilla… ¿De verdad no tienes nada valioso?

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s