Método Pominola

Cuando ya no queda nada

Deja un comentario

cuando todo se ha acabado

Quizá te sientas así, como esa rosa mustia y seca. Quizá pienses que ya no queda nada bueno ni valioso en tu interior, que estás acabada y tu tiempo terminó.

Que no tienes nada que ofrecer. Nada que valga la pena.

Quizá tu pareja te dejó por otra, o simplemente se marchó. O te acabas de jubilar, o tus hijos se han ido de casa y te sientes sola y cansada.

Quizá ya no tienes ganas de seguir llevando tu carga. Te sientes fatigada, inútil, y crees que no queda nada por lo que luchar.

Sé lo que es eso.

Busca dentro de ti. Escarba con las uñas, con los dientes. Arráncate todas esas capas de dolor y desesperanza. ¿Ves lo que hay debajo?

Mira bien. Está ahí, escondido muy adentro; es pequeño y brillante como una joya.

¿Lo ves?

aun quedan cosas dentro de ti

¿Creías que esta rosa estaba seca? Ya ves que no. No del todo, no en su interior.

Por fuera se ve ajada y marchita, pero por dentro esconde mucha belleza todavía.

A ti te ocurre igual. Busca. Busca dentro. Nunca dejes de buscar. La vida es eso.

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s