Método Pominola

Adivina cuánto me quiero

Deja un comentario

me quiero a mí

El verano pasado, en mi etapa de lecturas inescrupulosas (leer todo lo que pillaba, básicamente) me encontré con unos libros de Louise L. Hay de los que la gente hablaba como si fuesen la biblia. En uno de ellos, que se llama “El poder está dentro de ti”, se describen unos ejercicios para recuperar el amor hacia uno mismo (y por tanto, la autoestima). Tienes que ponerte ante un espejo y decirte “Te quiero, de verdad que te quiero” y cosas así.

Yo no sirvo para eso, no me sale. Así que me cosí este corazón de tela de cuadritos y le planté una chapa que dice “Me quiero a mí” (en lenguaje chapa, claro). Lo tengo bien a la vista, y de vez en cuando lo miro para recordarme a mí misma que me quiero. ¿No es triste tener que recordarte algo así?

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s