Método Pominola

La manera correcta de hacer las cosas

5 comentarios

beso1

Éramos amigas desde el instituto. A los pocos meses de casarse, me invitó a su casa a merendar; llevábamos un rato charlando cuando su marido se marchó a trabajar. Aproveché para preguntarle qué tal se apañaban con las tareas domésticas, porque los dos trabajaban bastantes horas fuera de casa.

– Bien, bastante bien. Pero al principio fue un poco complicado, porque tuve que enseñarle a hacer las cosas. Llevaba varios años en un piso de soltero, pero no sabía ni fregar los platos; ¿te lo puedes creer?

– ¿No sabía?

– Bueno, él fregaba, claro. Pero no de la forma correcta. Ya sabes, como lo hace todo el mundo… Pones el tapón del fregadero, lo llenas de agua y metes los platos para fregarlos… Lo normal, vamos. Pues él no: lavaba los platos debajo del chorro del grifo.

Yo no dije nada; estaba conmocionada. Acababa de descubrir, a mis 29 años, que nunca había fregado los platos del modo correcto. A mí me enseñaron a fregar del otro modo, el “incorrecto”. Sólo que, en mi casa, ésa se consideraba la mejor forma, la “correcta”.

En cuanto empecé a convivir con mi marido, descubrí que él tampoco sabía “hacer bien las cosas”. Hacerlas bien significa, ni más ni menos, hacerlas como yo las hago. Como las he hecho siempre, sin preguntarme porqué las hago así.

Intenté “instruirle” en el arte de hacer las cosas de la forma correcta, pero se rebeló. Me respondió que su forma era tan buena como la mía, y tras muchos enfados tuve que reconocer que tenía razón.

Esto me ha ocurrido muchas veces, no solamente con mi marido. También con los compañeros de la oficina, y más recientemente con las madres de los compañeros de colegio de mi hija.

Cada uno de nosotros tiene una forma correcta de hacer las cosas; hay tantas formas correctas como personas que hacen algo. Incluso para mí misma, la forma que hace unos años parecía perfecta ya no es tan eficiente. Y, a pesar del rechazo que me produce la idea de cambiar (son tantos años ya, repitiendo de forma mecánica e inconsciente), me doy cuenta de que hay que actualizarse. Y, sobre todo, respetar las “formas correctas” de los demás.

Piensa en esto: hace años, la forma correcta de lavar la ropa era frotarla contra una tabla de madera hasta desollarte las manos… ¿Hubiera rechazado tu abuela una lavadora, sólo porque no era lo que su madre le había enseñado?

No funciones como un autómata: plantéate porqué haces las cosas como las haces, y mira a tu alrededor. Seguro que ves a alguien haciéndolas de otro modo. Y quizá su manera sea mejor que la tuya.

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

5 pensamientos en “La manera correcta de hacer las cosas

  1. Pues yo tampoco los friego así! jajaja
    Estoy de acuerdo, en mi trabajo (matrona) se ve muchísima gente que hace las cosas de una manera no muy respaldada por la evidencia científica y si les cuestionas algo ya dicen que “siempre se ha hecho así” y que “habráse visto ahora las nuevas tendencias, blablabla”. Habrá cosas para las que no influya tanto la forma en que las hagas pero cuando la salud de los demás está en juego… efectivamente es imprescindible reciclarse y estar al día. Y, sobre todo, tener la mente abierta y no ver a la gente que hace las cosas distinto a ti como una amenaza.

    • ¿Eres matrona? ¡Tú tienes un trabajo importante de verdad!
      Yo tengo dos hijos y entre los dos embarazos y los dos partos conocí a unas cuantas matronas, y me acuerdo de todas ellas con cariño. Fueron un apoyo importantísimo en unos momentos muy especiales pero también muy duros.

      Lo del modo de fregar los platos puede parecer un ejemplo tonto, pero para mí supuso toda una revelación. Fue como verme a mí misma desde fuera. Pensé: ¿cuántas cosas doy yo por ciertas y buenas sin ni siquiera planteármelas? ¡Y eran muchíiiiiiiiiisimas!

  2. Pingback: Reto de los 122 días: Día 94 | Método Pominola

  3. jajajajaja me partoooo! así que tengo media vida lavando los platos del modo incorrecto 😮 dioss!! es lo que tiene hacer esa desagradecida tarea con la mente SIEMPRE en otra parte :-D.
    Risas aparte, buenísima reflexión.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s