Método Pominola

¿Cuánto crees que vales?

1 comentario

incompleta

 

He tardado mucho en comprender el mecanismo del maltrato. Me refiero a la actitud de las mujeres maltratadas por sus parejas.

Durante años he pensado (estaba convencida de ello) que las víctimas de violencia machista eran mujeres de bajo nivel cultural, sin mucha formación académica. Mujeres que no se valoraban a sí mismas y por ello se dejaban martirizar.

Un día leí una noticia en el periódico referida a un caso de maltrato; la víctima era abogada. A mí no me cuadraba. ¿Cómo podía dejarse machacar una mujer con titulación universitaria, que además ejercía desde hacía muchos años y era buena en su profesión?

Luego vinieron más, por desgracia, y eran mujeres de todo tipo. Jóvenes, maduras, con estudios y sin ellos, trabajadoras y estudiantes, de todas las clases sociales. Y yo seguía sin comprender cómo permitían aquello, porqué se dejaban pisotear. ¿Es que no tenían autoestima?

 

Ya hemos llegado al tema. La autoestima. El concepto que tienes de ti misma. El valor que te concedes. ¿Crees que basta con tener estudios, dinero, profesión, posición para tener autoestima? ¿Sí? Pues estás equivocada.

 

Yo pensaba así. Creía que bastaba. Pero un día me di cuenta de que mi autoestima ya no estaba, se había ido por el desagüe sin que me diera cuenta. Y pese a ser algo importante, me di cuenta de un modo bastante estúpido.

Estaba mirando una revista de esas llamadas “femeninas”, y me llamó la atención la foto de un bolso precioso. Los zapatos no son lo mío, podría vivir feliz con alpargatas de esparto, pero los bolsos me pueden. Me quedé mirándolo, deseándolo con toda mi alma, y a continuación miré el precio al pie de la foto. Algo más de 200 euros. Y una vocecita en mi cabeza dijo:

–  No, no , de ninguna manera. TÚ NO VALES TANTO.

Fue un segundo, no más. Un instante de lucidez. Me quedé helada. ¿Quién demonios había dicho aquello? Y, sobre todo, ¿por qué?

 

Soy experta en pensar, cavilar, reflexionar y darle vueltas a todo; así que me puse a ello y descubrí que no era la primera vez que aquella voz hablaba en mi cabeza.

Recordé un día que paseaba con mi marido y me detuve a mirar el escaparate de una joyería. Él me dijo, en broma, que iba a comprarme el diamante más gordo que tuvieran. Y yo respondí que no me gustaban las joyas, mientras oía la vocecita diciendo “no te las mereces”.

 

Esa sensación, que es más bien una certeza, me acompaña desde hace años. El pensar que no merezco las cosas, que no valgo lo suficiente. Aunque, curiosamente, creo que los demás sí las merecen. Por eso prefiero hacer regalos a recibirlos. Por eso me culpo continuamente si me concedo cualquier pequeño capricho. Soy mi más acérrima enemiga, mi crítica más dura. Y tengo que vivir conmigo el resto de mi vida…

 

No sé cómo se fue, ni sé cómo ha vuelto. Pero lo ha hecho. Y el secreto ya te lo dije una vez: hacer cosas. Fáciles, difíciles, grandes y pequeñas. NO TE QUEDES QUIETA. ESPABÍLATE. ¿De verdad quieres seguir viviendo así?

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Un pensamiento en “¿Cuánto crees que vales?

  1. Pingback: Los zapatos de Atticus | Método Pominola

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s