Método Pominola

Personajes que me inspiran: Rhett Butler.

Deja un comentario

 

En la novela (y la película) “Lo que el viento se llevó” hay varias frases memorables. Seguramente las más conocidas son aquellas de “A Dios pongo por testigo…” y la de Rhett cuando abandona a Escarlata diciendo “Francamente, querida…”.

Pero mi frase favorita de libro no es ninguna de esas. Es una que dice Rhett Butler en el baile que organizan para recaudar fondos para la causa confederada. Escarlata le dice algo así como: “Pero ¿cómo?… ¿pretende usted decirme que no cree en la causa?”

Y él responde: “Yo sólo creo en Rhett Butler. Es la única causa que conozco”.

Anoche estaba buscando la frase en google, y la encontré en varios sitios. En uno de ellos, una persona comentaba que con esta frase, Rhett demuestra que es muy egoísta. Que sólo se preocupa por sí mismo, y le da igual lo que le pueda ocurrir a sus compatriotas y a su país.

Yo no lo veo así. Creer en uno mismo no significa ser egoísta; ¿por qué habría de serlo? Rhett se conoce, sabe de lo que es capaz y por ello cree en sí mismo. Pero a los demás no les conoce (o, al menos, no tanto como a sí mismo) y por tanto no cree en ellos. Es sólo una cuestión de autoconocimiento y confianza, dos cosas de las que yo carezco.

Cuando era más joven, me conocía mejor y sabía cuáles eran mis debilidades y mis fortalezas. No era más fuerte que ahora, pero confiaba más en mí. Estoy segura de que ahora, con las cosas que me han ocurrido en los últimos años, soy más fuerte que antes. Pero no me conozco; en algún punto del trayecto, me he perdido. Ya no sé cuáles son mis fortalezas, pero soy dolorosamente consciente de mis debilidades.

En este proceso de autoconocimiento que hago en el método pominola, es decisivo el uso de la escritura. Por eso recomiendo llevar un diario, o al menos un “registro periódico” de pensamientos y sentimientos. A mí me ayuda mucho el escribir las cosas, por ejemplo cuando tengo que tomar una decisión. No me hago una “lista de pros y contras”, sino que simplemente empiezo a escribir sobre el tema. Normalmente me embarullo, me voy por las ramas, doy mil vueltas y termino volviendo al tema principal al cabo de varias páginas. Más o menos lo mismo que ocurre dentro de mi cabeza, pero con la ventaja de que queda escrito y así es más fácil localizar las partes importantes y separarlas de las accesorias.

Además, cuando escribes, en cierta forma te descargas y liberas de un peso. Ya está en el papel, así que no hay que retenerlo más en la mente.

Por eso, una de las bases del método pominola es: LLEVA UN DIARIO.

Anuncios

Autor: Conchi

Eternamente enredada en ideas y palabras. En búsqueda permanente de mí misma.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s